La abolición del Estado: Perspectivas anarquistas y marxistas (Utopía Libertaria nº 46) por Wyne Price

March 18, 2019

La abolición del Estado: Perspectivas anarquistas y marxistas (Utopía Libertaria nº 46) por Wyne Price

Titulo del libro: La abolición del Estado: Perspectivas anarquistas y marxistas (Utopía Libertaria nº 46)

Autor: Wyne Price

Número de páginas: 315 páginas

Fecha de lanzamiento: August 2, 2018

Editor: Libros de Anarres

Descargue o lea el libro de La abolición del Estado: Perspectivas anarquistas y marxistas (Utopía Libertaria nº 46) de Wyne Price en formato PDF y EPUB. Aquí puedes descargar cualquier libro en formato PDF o Epub gratis. Use el botón disponible en esta página para descargar o leer libros en línea.

Wyne Price con La abolición del Estado: Perspectivas anarquistas y marxistas (Utopía Libertaria nº 46)

Los anarquistas abogan por la abolición del Estado –las estructuras básicas del gobierno– y su reemplazo por una sociedad sin Estado. Los marxistas abogan por la abolición del presente Estado capitalista, y su reemplazo por un Estado obrero provisorio que, marchitándose, dará como resultado una sociedad sin Estado. Tanto unos como otros acordarían con la sentencia del compañero intelectual de Marx, Federico Engels, en El origen de la familia, la propiedad y el Estado: “La sociedad, que organizará de nuevo la producción sobre las bases de una asociación libre e igualitaria de los productores, transportará toda la máquina del Estado allí donde, desde entonces, les corresponde tener su puesto: al museo de antigüedades, junto al torno de hilar y junto al hacha de bronce” (1972: p. 232) .
Anarquistas y marxistas no sólo están en contra del Estado. También coinciden en que, como implica la cita, la desaparición del Estado debe estar asociada con el desmantelamiento de la economía capitalista, con el cese de la explotación de la clase trabajadora y con la abolición de la sociedad de clases. Ambos sostienen su reemplazo por una economía colectivizada, con trabajo cooperativo. Esto es la “asociación libre e igualitaria de los productores”, también llamado socialismo o comunismo. Mientras que el término “socialismo” hoy es usado comúnmente para referirse a la propiedad estatal (más precisamente al programa del “socialismo de Estado”), el grueso del anarquismo siempre se ha presentado como el ala izquierda del movimiento socialista.
Esto también significa otorgar a la moderna clase trabajadora un papel central en el derrocamiento del capitalismo. Es a través del proceso capital/trabajo que se obtienen los productos y servicios necesarios para que la sociedad sobreviva y produzca, lo que hace de los trabajadores una pieza fundamental para el funcionamiento del capitalismo. Esto significa que los trabajadores ocupan un lugar estratégico para detener esta sociedad y empezar una nueva. Los trabajadores son explotados por los capitalistas, por lo que tienen el principal interés en terminar con la explotación y con las clases sociales (si así lo quieren). No todos los anarquistas y marxistas están de acuerdo en esto, pero ha sido el punto de vista de anarcocomunistas y anarcosindicalistas, así como de Marx y Engels, pero no de marxistas como Herbert Marcuse o Mao Tse Tung.
Además de enfrentar al Estado y el capitalismo, los anarquistas se han opuesto a todas las formas de dominación y opresión: el dominio de los hombres sobre las mujeres, de los americanos de origen europeo sobre los afroamericanos, de los anglos sobre los latinos, de las naciones imperialistas sobre las naciones oprimidas, de los heterosexuales sobre los homosexuales, lesbianas y transgéneros, de lo establecido por las mayorías sobre las minorías políticas y religiosas, etc. Los antecedentes de los marxistas son más ambiguos, pero por lo general se han opuesto a muchas, sino a todas, las formas de opresión. Mientras que acuerdan en que cabe a la clase trabajadora un rol central en la superación del capitalismo, la mayoría de los anarquistas y marxistas creen hoy que estas formas de opresión son también reales, y que se superponen e interactúan con la explotación capitalista. La lucha contra estas formas de opresión no clasistas son aspectos esenciales del combate por una “asociación libre e igualitaria”.